Saltar al contenido

Repetición constante vs Estudio con variantes


Repetición constante vs Estudio con variantes


Creo que todos los que hemos vivido y “sufrido” el camino del aprendizaje de un instrumento, nos hemos encontrado con esa sensación frustrante de repetir muchas veces algo y seguir conviviendo con el error. Después de repetir mucho lo mismo y seguir fallando, nos viene a la mente la terrible idea:


“¿Será que esto no es para mí?


Debo admitir que yo he aprendido «por las malas», que repetir endemoniadamente una lección, muchas veces resulta ser un poco torpe.


Recuerdo mis primeras clases como «profesor» de un instrumento. En realidad, no era nada «pro» así que me quedaría con que era solo «fesor»


Tenía unos pocos años de experiencia con un par de instrumentos musicales y con deseos positivos, algunos amigos me pidieron clases para ellos mismos o algunos para niños que conocían.

La verdad es que era bastante amante de la técnica y había «devorado» bastantes tutoriales, métodos y vídeos de gente experimentada. Me sentía confiado de que podía explicar a mis alumnos venideros cómo «mejorar» o comenzar en el instrumento musical. Para mí sorpresa, mis clases resultaron ser torpes y frustrantes.

¿Cómo es que no podía explicar la manera de lograr lo que yo?


Hay un hecho evidente, y es que, saber algo no significa que sepas enseñarlo. Es la experiencia, el conocimiento, el cúmulo de fallos y el conocimiento de «alternativas» lo que te hace descubrir el camino adecuado del aprendizaje de tu nuevo estudiante.

Hay que entender que NINGUNA persona es igual a otra. Todos tenemos sistemas diferentes y maneras distintas de asimilar el conocimiento.


Ahora entiendo, que con la experiencia, puedo comprender un poco mejor hacía donde puede llevar un camino y que resultado se obtendrán con ciertos métodos o maneras de hacer.
Entonces, la pregunta sería:

¿CÓMO PRACTICAR ADECUADAMENTE?

Me he topado con algunos artículos muy interesantes sobre la repetición constante. Al querer aprender una nueva habilidad, es sumamente importante analizar y repetir ese ejercicio para consolidarlo. El conflicto podría presentarse después, cuando vuelves cada día para repetir exactamente lo mismo, sucede muchas veces que sientes que «mejoras muy lento» y comienzan los pensamientos perniciosos, por ejemplo:


«Esto es muy difícil para mí»
«Soy muy mayor para esto»
«Tal vez no tengo talento»

Etcétera…


He comprendido con el tiempo que necesitas hacer diferentes cosas, más allá que sólo repetir una y otra vez lo mismo.

Te propongo algunas ideas:

1.- Añade variantes a tu estudio.

Al añadir variantes, me refiero con, explorar tus lecciones y tu aprendizaje desde varios puntos. No todos comprendemos las cosas de la misma manera, así que no esperes el método definitivo y los pasos idénticos que le funcionaron a otro. Debes de buscar y explorar diferentes maneras de asimilar lo que practicas.

Si estudias escalas o digitación, cambia el ritmo, varia de notas, mira la posición de tu cuerpo y busca opciones para hacerlo más natural y fluido. Explora y ve presentaciones de grandes músicos para ver que variantes añaden muchos de ellos.

Hay muchos factores que pueden alterar tu movimiento. Desde tu postura, estar de pie, la silla, la posición de tu instrumento, la zona del instrumento e incluso el nivel de estrés que tienes.

Es importante no quedarte con una sola lección y esperar controlar con ello todo.

Te pongo otro ejemplo, si quieres practicar como golpear bien un tambor, debes de ver bien la altura de tu baqueta, la posición de tu mano, la sensación de tu rebote, la posición del tambor, tu postura y más… Mira cómo lo entienden varias personas y prueba de diferentes maneras.

A veces, la manera en que te lo han explicado, no te funciona y te cuesta hacerlo. Así que tal vez necesitas descubrir otras alternativas y encontrar tu fórmula.

Hay parámetros similares entre los más grandes, pero si pones atención, cada uno tiene sus propios trucos.

Por lo tanto, no practiques solo la escala de DO en el piano, si es quieres mejorar tu digitación. Hazlo un día, o unas horas, pero después, cambia la escala, el ritmo, las notas.

2.- No te obsesiones con una lección.

Esto es algo importante que he aprendido a medida de frustrarme demasiadas veces con cosas «difíciles». Digamos que quieres tener una gran técnica de guitarra. Te obsesionas meses con trabajar alguna técnica como el «tapping». Pero, después de mucho tiempo, aún no te sale «perfecto» y tampoco sabes hacer otra cosa.

Creo que es más efectivo y menos frustrante, dedicar tiempo a distintas cosas. Tú puedes organizarte cómo mejor te parezca, pero cambia de lecciones/técnicas. Hoy tapping, mañana escalas, luego acordes, luego lectura, barridos, ligados, etcétera. He aprendido que, cada cosa que aprendes, te complementa otras secciones y cada cosa te ayuda a mejorar en otros aspectos, y así también es menos «frustrante» el mejorar.

Hay que comprender que, no se aprende algo a la perfección. Siempre hay un nivel más y siempre puedes ser mejor en cada aspecto. Por lo tanto, trata de ir mejorando aspectos de tu instrumento, con la idea de hacerlo cada vez mejor, pero no quieras controlar una sola cosa, porque ese tope nunca llega y te sentirás frustrado.


3.- Trabaja la mente.

Parece un tema totalmente fuera del libro de «música» definitivo, pero es sumamente importante «monitorear» tu nivel de frustración y trabajar tu estado de ánimo respecto a tu instrumento.

Parece algo que no se puede trabajar, pero no es así. Debes de hablar, leer, escuchar o ver gente que tenga mucha experiencia y te ayudar con tu inquietud de: ¿Cómo salir de este bache? y que te trasmita este simple mensaje: «Tú puedes pasarlo, todos hemos estado ahí».

No te imaginas, cuantas veces una persona deja su instrumento porque piensa que «no se le da bien». Todos podemos lograrlo, pero a veces tenemos que cambiar de estrategia, de método o incluso de manera de pensar.

4.- Estudia conscientemente.

Yo he pensado muchas veces y también he escuchado seguido mucha gente que piensa que, solo repetir muchas veces algo te hará bueno. Eso significa que si, practico una escala de piano, mientras veo la televisión todo el día, seré muy bueno. Evidentemente te servirá de algo, pero el nivel de mejora no se encuentra solamente en la repetición, sino en comprender cómo hacer o cómo no hacer las cosas. Muchas veces, hay que descartar caminos para encontrar el correcto.

Es curioso que, mucha gente le preguntas cómo hace las cosas y son incapaces de explicártelo. No es descabellado pensar que, esas mismas personas, muchas veces no saben como mejorar algo y lo intentan sólo repitiéndolo más veces.

Hay que saber qué movimientos hacemos, cómo los hacemos, qué efecto nos hace y también ver otra gente que lo hace «bien o mal» para ir explorando.


También es muy habitual escuchar; «Esa canción es imposible, es muy difícil». Desde esa frase, nos estamos topando con un imposible. Mejorar algo «muy difícil» es imposible. En cambio, analizarlo y decir «esa canción es muy difícil. Es rápida y no controlo muy bien los ligados y el movimiento de mano izquierda aún».

Entonces, eso nos da un objetivo, TRABAJAR LIGADOS. Eso lo convierte en una lección y como he dicho antes, no sólo trabajarlo repitiendo la canción mil veces, sino haciendo ejercicios similares al reto que te propone esa canción. Aterrizando el hecho de que te falta mejorar «una técnica» puedes hacer un programa de trabajo para mejorar eso y al mismo tiempo, dedicarle algo de tiempo a esa canción, lento, con limpieza, calma y análisis. Esa canción imposible se convertirá solamente en un objetivo.


5.- Improvisa

He mencionado que, repetir muchas veces lo mismo, lo vuelve cansado y algunas veces torpe. Intenta improvisar con lo que aprendes. Si practicas una figura rítmica en la batería, úsalo en canciones lentas, practica frases con ello, variaciones, cambios de sonidos y más. Busca que esa lección te sirva en algún contexto musical.

Si estudias una escala de piano o guitarra, prueba usarla en una canción, crear una melodía, hacer saltos diferentes de intervalos, improvisar en una base musical lenta. Esto lo volverá divertido después de un buen rato de estudio de técnica y te ayudará a encontrar diferentes retos para lo que has aprendido.


Conclusión

No nos cerremos en repetir mil veces lo mismo y busquemos desarrollar habilidad. Me refiero al hecho de que, cualquier cosa que estás aprendiendo, puedas utilizarla en varios ambientes y situaciones.

Analiza tus movimientos y tus métodos de estudio, así como el de otras personas y trata de ir adaptando tu habilidad a los nuevos retos que se presentan.

Hay que comprender que nadie es igual y que cada aspecto de la música tiene miles de manera de abordarlo. Si te parece difícil de creer, observa un guitarrista de flamenco, uno de metal, uno de jazz y uno de blues y verás que ninguno se parece demasiado, aunque todos tengan un alto nivel.

Te deseo suerte en tu estudio y espero encuentres tu camino.

Publicado enMúsicosPrácticaSer mejortrabajo interno

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.