Archivo de la etiqueta mejorar tu vida

El estado de hibernación



¿Qué es el estado de hibernación?


En realidad es el curioso nombre de mi primer libro “el estado de hibernación” en el que hablo sobre nuestra vida pasiva. Creo que la secuencia repetitiva de cada lunes a domingo, su rutina, sus costumbres… Nos lleva a vivir esperando a que acabe el día y termine todo eso que nos molesta, ya sea trabajo, compromisos, deudas o problemas emocionales y/o familiares.

Creo que todos tenemos dentro de nosotros una fuerza, una llama que nos hace sentir que queremos hacer algo increíble y superar nuestros límites. Lo triste es que, con el tiempo, esta sensación va desapareciendo o en algunos casos nunca aparece esta sensación.


Cuando comencé a escribir mi libro, me recordaba a mí mismo, hace años, con una energía inagotable y con enormes deseos de ser el mejor… ¿Por qué fui perdiendo este fuego interior?

Así como explico en mi libro, creo que la vida hoy en día, para la mayoría, está diseñada para buscar la “seguridad” y alejarnos de los riesgos y las aventuras, para así no sentir ningún “peligro”. Nos apartamos de cualquier idea que pueda representar arriesgar “todo lo que tenemos” aunque realmente no seamos felices. Pensamos que es mejor tener «algo» a “perderlo todo”, por lo que vivimos, o más bien, sobrevivimos, con la idea de tener comida en la nevera, comprar un buen coche y no tener miedo de perder el cheque mensual, pero creo que por dentro, sabemos que somos más que eso y algunas veces, en nuestros momentos de soledad, esta idea nos pega fuertemente y terminamos por deprimirnos o recriminarnos diciéndonos, “no he hecho nada importante en mi vida”. No seamos tan fatalistas, sí que hemos hecho cosas y hemos aprendido muchas otras más, pero debemos buscar ese “algo” que nos hace despertar cada lunes con entusiasmo y deseos de hacer eso que nos apasiona.

Suena ridículo. ¿Cierto? Pensar que puedes despertar el lunes alegre y entusiasmado, pero te quiero contar que eso me está pasando a mí. No, no he ganado la lotería, no me han dado un aumento de miles de euros, pero mi vida ha dado un giro difícil de describir en 2 párrafos, pero todo se debe a “el estado de hibernación” o mejor dicho, a comprender lo que es y cómo luchar contra ese estado. Descubrí que ese fuego interior no se pierde con la edad, sino con la desconexión con la motivación y la pasión.

Comprendí que nos frustramos y amargamos simplemente por el hecho de ganar prejuicios y pensar que “ya no somos jóvenes para soñar”, y no hablo solo de adultos, hay gente muy joven que ya piensa que soñar y desear algo grandioso no es algo conveniente, que no es “realista”. Déjame decirte que ningún logro increíble era “realista” antes de lograrse.

El estado de hibernación es esa vida a la que caemos por no querer hacer más y salir de nuestra zona de confort. Es esa amargura, aburrimiento y pasividad a la que caemos cuando no tenemos un propósito real más allá de sobrevivir y pagar nuestras cuentas. Es simplemente estar “en funcionamiento” pero realmente es estar “usando pocos recursos”.

Todos los artículos de este blog, están dirigidos a alejarte de ese estado de hibernación y buscar darte una vida llena de alicientes y motivación. Es una búsqueda en la que me he sumergido sin titubeos y estoy tratando de compartir con todos.

No te conformes con “pasar” cada semana y busca tener entusiasmo desde que despiertas hasta que te duermes. Busca ayuda para encontrarte fuera del estado de hibernación, yo cuento con artículos, directos en mi canal (www.twitch.tv/lfvela) así como mi libro que explica maneras de entrar en acción. Si encuentras alguna persona, herramienta, libro, vídeo, profesional o canciones, aférrate a ello y no te alejes de eso que te motiva. Te deseo lo mejor en tu camino. ¡Gracias por leer!

Ser correcto o dar un paso más allá


Photo by Austin Kehmeier on Unsplash

Durante nuestra vida, estamos en constante aprendizaje y me atrevo a decir que, siempre podemos caer o recaer en actitudes no tan amables o poco compasivas para con los demás.

Todos podemos tener momentos de egoísmo o falta de sensibilidad, y eso no es algo de lo que me siento orgulloso, pero podemos intentar ser más de lo que nos señala el marco de lo que es correcto. ¿A qué me refiero? Durante mi vida, me he topado con muchas situaciones, desde el lado que puede brindar ayuda o desde el que podría recibirla. Hay veces que es evidente que deberías ayudar, pero, ¿Qué sucede cuando no entra en lo que podríamos llamar como tu responsabilidad?

Es muy común que, vemos a una persona con un problema o discapacidad tratando de levantar algo con mucho peso y la gente brinde su ayuda. También sucede mucho que, alguien se cae al suelo y aparezca gente que ayuda a levantar a esa persona. Nos cuesta poco esfuerzo y podemos ser amables.

Este artículo es una petición para hacer algo más que “el esfuerzo justo” en casos que no sería “incorrecto” no ayudar. Vor a intentar explicarlo mejor con ejemplos imaginarios:

CorrectoUn paso más allá
Vamos a una discoteca entre amigos, la pasamos muy bien y la noche se alarga. Al terminar, estamos todos muy cansados y nos encontramos lejos de la media noche. Llevas coche y estás con tu amigo/a que no. Queda 1 hora para que abran el metro y tú haces lo correcto al acompañar a tu amigo o amiga a la entrada y te despides para poder ir a descansar. Vives a 30 min de diferencia de su casa, es bastante lejos de tu destino, así que pasa por “correcto” no proponer llevar a esa persona a casaDecides llevar a esa persona a su casa. Ambos ríen, hablan durante el camino y van muy cómodos en aire acondicionado, escuchando música y hablando de la buena noche que han tenido. Claro, después te espera un camino de regreso solo o sola, pero tu camino de 30 min en tu cómodo coche le ahorro a tu amistad una hora y media de espera para llegar a casa, con sus respectivos riesgos a esas horas y la incomodidad del camino. Entiendo que quién sale perdiendo eres tú, pero has dado un paso más para ayudar a la otra persona y tal vez algún día se te devuelva, pero independientemente de eso, tu poco esfuerzo ha ayudado a evitar una gran molestia a la otra persona.
Uno de tus amigos organiza una fiesta. Asisten 8 o 10 de tus amistades más cercanas y todos ayudan durante la cena y la reunión. Ayudas a servir bebidas y todo lo que encaja en ser educado o educada. Al terminar la fiesta, todos deciden irse y ayudan a juntar un poco el desastre evidente que se produce el tener invitados. Nada especial, tirar alguna basura o si hay algo en el suelo. Te despides y agradeces mucho a tu anfitrión por el esfuerzo.Te quedas un poco más para limpiar algún plato o barrer la terraza que es un desastre después de la caótica diversión. Está claro que podrías irte y no te verías mal, puesto que el que organiza un evento, ya intuye que habrá suciedad, pero valoras que esa persona probablemente ha tenido que ir a comprar comida, bebidas, ha cocinado posiblemente algo, o ha dedicado el tiempo a limpiar su casa para poder recibir gente. No es tu responsabilidad, pero entre más personas, más rápido es arreglarlo todo, sin contar que con ayuda, tienes el impulso de hacerlo sin sufrir tanto.
Tienes un trabajo en conjunto con un compañero o compañera de tu trabajo. Es un proyecto importante y ambos desean hacerlo muy bien. Has hecho tu parte muy pronto, puesto que lo entiendes bien y tienes tiempo libre. Al escribir a tu colega, te explica que hace lo posible, pero tiene otro trabajo y 2 hijos, por lo que requiere un poco más de esfuerzo realizar su trabajo en casa. Le dices que no pasa nada y que si tiene alguna duda, te haga una llamada.Intentas ayudarle con alguna cosa que se le dificulta, puesto que tú lo entiendes aún mejor y eres soltero y sin más trabajo por hacer. Claro, ¿Por qué habrías de hacer más trabajo si ya terminaste lo tuyo? Por el simple hecho de hacer más fácil la vida de los demás. No se trata de promover la desidia y hacer el trabajo de los demás, en este caso te consta que esa persona se está esforzando mucho. Llamas a tu colega y organizas una vez las cosas para cargarte un poco más el trabajo y ayudar en este caso, quién sabe, tal vez esa persona te devuelva el favor y te cubra más adelante.

Entiendo que hay muchos casos en los que pensamos, “pero no es justo, yo estoy haciendo más de lo que debería por los demás. No es mi responsabilidad”. Tienes razón, y nadie te criticará si haces solo lo que es correcto, sin ir más allá, pero si nos esforzamos en ayudar y hacer la vida más fácil a los demás, estaremos creando una comunidad de gente que no sólo se esfuerza cuando le parece justo, sino que todos se preocupan por el bienestar de los demás y en balancear si ese poco esfuerzo que te representa ese “favor”, puede ahorrarle un gran esfuerzo a la otra persona. Incluso puede que signifique más en lo anímico que en resultados o en el ahorro de tiempo. Es más divertido limpiar un desastre compartido con alguien que hacerlo solo.

La mayoría hemos “esquivado” con elegancia el brindar la mano a otros, aunque sea alguna vez, pero siempre hay tiempo para ser mejor persona y dar un paso más de lo que se suele hacer.

Hace un tiempo, tuve que realizar una mudanza y tuve un amigo que, sin pedírselo, se presentó temprano por la mañana para dedicar 3 días de su tiempo para ayudar. Lo correcto es echar una mano, pero pasarte días enteros ayudando con una sonrisa y sin hacerte sentir culpable, es dar un paso más. Si nos esforzamos en hacer más de lo “justo” o lo “educado”, habrá gente que te lo agradecerá eternamente y podrás contar con esa gente más adelante. Por otro lado, estarás enseñando a los demás a que se puede dar más. Puede ser que pocos lo aprendan, pero alguien te seguirá y te tomará por ejemplo. Esa es la manera de cambiar tu entorno y el mundo.

Gracias por leer y si tienes algo que comentar, siéntete libre de hacerlo abajo en los comentarios.