Saltar al contenido

El duro camino de la aceptación


Photo by Zulmaury Saavedra on Unsplash

Estaba leyendo un artículo sobre el sufrimiento que nos “debería” provocar los acontecimientos que suceden en nuestro planeta. Cómo es que parecemos “insensibles” si no sufrimos en propia piel las situaciones que vemos en los noticieros.


Cierto es que, nuestro sufrimiento no cambia el hecho o la situación. No aportamos ningún beneficio al sufrir por otros lejanos. Hay una peligrosa línea entre tener empatía y sufrir como propia una situación ajena.


Lo cierto es, que por más que tengamos un mundo idealizado y en nuestra cabeza tengamos dibujado “el mundo ideal”, hay cosas que son como son y simplemente tenemos que aprender a aceptar esa realidad. No hablo de no intentar mejorar nuestro mundo y mejorar la calidad de vida de quienes nos rodean, sin embargo, no podemos sufrir constantemente con la idea de “las cosas deberían ser diferentes”.


Todo esto me llevaba a trasladar todo esto a mi vida. Muchas veces sufrimos porque pensamos que las cosas “deberían ser diferentes”. Yo en lo personal, muchas veces he tenido una batalle interior entre lo que “merecemos” y lo que otros “no merecen”.


Hoy, reflexionando, creo que estoy encontrando un punto de tranquilidad y paz. Comprender que cada uno elegimos nuestro camino y elegimos nuestros ideales. Si tu deseas trasmitir algo y vivir tu vida de una manera, hay que aceptar que no todo “es como debería” y abrazar las consecuencias de tus decisiones.


¿Por qué burguer King es más exitoso que un chef experto?


Podrían haber muchas razones, como el que vivimos en un mundo de marketing o que hay muchas maneras de conseguir el éxito monetario sin pasar por el perfeccionamiento en nuestra actividad.


El chef tal vez desea expresarse desde su comida; Dejar algo especial para esa pareja que quiere celebrar su aniversario en su restaurant o sentir satisfacción en el propio sabor de su autenticidad. Puede que no tendrá tantas sucursales, pero ese es un camino que ha elegido y trabajado y es como es, sin pensar que “debería ser de otra manera”.


Lo cierto es que, hoy en día, vivimos en un mundo que se recompensa mucho el “corto plazo” y a veces, los caminos tediosos y trabajados, no obtienen el resultado “merecido”. Pero eso no es algo que debería frustrarnos, sino visualizar que algunos buscamos otras metas y traerán sus grandes recompensas.


Aceptar que las cosas son como son y que podemos cambiar ciertos aspectos y luchar por nuestros propios ideales, sin importar lo que otros creen que “deberías buscar”, te llevará a encontrar paz en tu viaje y disfrutar de tu propio trabajo.


¡Gracias por leer! Déjame tu opinión en la parte de debajo de comentarios.

0
Publicado encambio de vidaCoachingmotivaciónmúsicosNO-músicosreprogramar tu menteseguir tus sueños

Sé el primero en comentar

Puedes opinar sobre el tema