Archivo de la etiqueta dejar huella

Ofrecer contenido de valor, la lucha contra la mediocridad.


Photo by Denise Johnson on Unsplash

Este artículo es una petición a toda la gente que tiene el don de influenciar a los demás y que logra conectar con la gente. Creo que hemos visto que las redes sociales, el internet en sí, es una herramienta sumamente poderosa. Hoy en día, podemos interactuar con más gente que nunca.

Escribo estas palabras, para incitar a crear cosas con verdadero valor, con respeto al trabajo y a la dedicación. Todo aquel con la capacidad de impactar en el mundo, creo que deberían intentar dejar en sus seguidores, material que nos haga crecer en algún aspecto, creo que es responsabilidad de todos, intentar compartir la idea de buscar el crecimiento en cualquiera que sea tu especialidad y alejar a tus seguidores de la mediocridad y el camino fácil.


Creo que hoy en día, estamos en un mundo de comida rápida, en el que preferimos tener comida basura en cada esquina y ganar mucho por ello. Si esta mentalidad no cambia, ese pequeño negocio de comida increíblemente buena, pero muy elaborada, y en consecuencia un poco más lenta en su preparación, va a desaparecer.


Debemos intentar consumir cosas de calidad en cualquiera que sea nuestro interés y educar a nuestros hijos primero y después a nuestros seguidores, que tenemos que dar servicios o productos con algo de valor para los demás. Intentar ofrecer algo rápido y barato para enriquecernos, sabiendo que no ofrece ningún conocimiento al cliente, es acostumbrar y favorecer a la mediocridad. Está claro que es más sencillo buscar cualquier tipo de material que no requiera un mínimo de análisis o de conocimiento, pero es como la gama de colores, tal vez si tenemos rojo, azul y amarillo, la decisión es más fácil y la combinación también, pero si queremos crear una verdadera obra de arte, tenemos que expandir un poco nuestra visión y adquirir más herramientas para poder expresar con más detalle y precisión nuestro mensaje. Si queremos hacer reír, tal vez decir unas cuantas malas palabras es sencillo, pero hacer humor que a la vez te haga pensar tiene más dificultad, y esto en cualquier ambiente en el que deseas moverte. No tenemos que ser perfectos, ni mucho menos ser los mejores para hacer algo que nos apasione (hay que intentarlo), simplemente es preocuparnos por el bienestar de los demás y de quién se ponga en contacto con nosotros para cualquier tipo de servicio. El primer paso es desear dejar una huella importante en los demás. Si vas a limpiar una casa, que esa persona disfrute del olor y el buen estado de la casa, si cocinamos para una empresa, que nos preocupemos del sabor y la salud de quienes van a comer cada día nuestra comida, si hacemos música, ofrecer un mensaje de valor, buenas letras, cuidado en el detalle, la melodía y no conformarnos con la misma idea de siempre solo porque esta de moda. Se trata de no ser mediocres solo porque la gente consume cosas mediocres.

Podemos cambiar nuestro entorno aportando cosas de valor y enseñando con el ejemplo, quien sabe, puede que tu futuro cambie al hacer las cosas con interés y gran calidad. Tal vez sea más rápido hacer cosas simples para que la gente no tenga que pensar, pero debemos pensar en el mundo que estamos creando al darle a todos la comida masticada, quitando de nuestro público o consumidores, la necesidad de pensar un poco. Está claro que la canción del verano es más fácil de entender para cualquier oyente, pero para escuchar a Ludwig Van Beethoven necesitamos acostumbrar un poco más el oído y conocer un poco más de esa gama de colores de la que hablaba antes. No intento decir que lo simple es “malo”, sino que intentemos no conformarnos y siempre seguir creciendo, para ofrecer algo más. Si eres escritor y no lees nada, no aprendes palabras nuevas y no te superas porque “ya vendes bien”, creo que eres cómplice de la ignorancia. Busca superarte y ayudar a la gente al enseñar que hay más cosas, en cualquier cosa que hagas y así estarás ayudando a luchar contra la ignorancia y comodidad que nos rodea.

Te agradezco por preocuparte en leer estas palabras, que creo que es sumamente importante cambiar el propósito de hacer las cosas y buscar impregnar nuestro trabajo o servicios de pasión, entusiasmo, trabajo, calidad e interés por los demás.

Si deseas opinar o contarnos tu punto de vista, escribe en la zona de comentarios abajo, le leeré con mucha ilusión. ¡Gracias!

Un robot preciso VS tu humanidad



Una vez leí un artículo que decía que en poco tiempo, la mayoría de los trabajos iban a desaparecer, que habría maquinas que podrían hacer todo y mejor que los humanos. Esto nos crea un desafío, el hecho de poder ofrecer algo que no podría ser sustituido.

Creo que deberíamos preguntarnos:

¿Qué hago yo de especial en mi trabajo o en mi profesión que no podrá ser sustituido por una máquina?

Piensa a futuro y trata de responder esa pregunta, seguro que antes nadie pensaba que un coche se podría conducir solo o que tendríamos un GPS a la mano en nuestros teléfonos. Creo que una manera de proteger nuestro futuro (no hablo solo de ciencia ficción sino de avances tecnológicos) incluso de otro empleado mejor, es siempre preguntarnos qué ofrecemos nosotros de valor en nuestro trabajo. Una máquina puede construir artefactos a gran velocidad y con total cuidado en el detalle, pero nosotros somos seres creativos, tenemos la capacidad de evolucionar y adaptarnos, así como la capacidad de innovar. Usa tu humanidad y tu creatividad para dejar huella, intenta adquirir habilidades y herramientas, pero jamás olvides dejar tu esencia en lo que haces.

“Tocar una nota equivocada es insignificante… tocar sin pasión, es inexcusable”

Ludwig Van Beethoven

Todo lo que hagas, debes ponerle pasión y entusiasmo hasta en el más mínimo trabajo y verás que serás irremplazable. Seguro puedes recordar un camarero, un vendedor, o alguien que limpia tu calle, que siempre tiene una sonrisa, una buena conversación y que hace su trabajo con alegría. Seguro prefieres a esa persona que a un camión que lo haga solo. Adivina porque hay objetos hechos a mano que valen mucho más que lo creado en producción masiva.

Por otro lado, tu lado humano, tu bondad también hacen la diferencia. Haz que todos estén mejor a tu lado y que tu compañía aporte alegría a los demás, esto es irremplazable. Busca mejorar en lo que hagas pero jamás olvides ser sincero y dejar algo de ti plasmado en todo lo que haces. Tu humanidad jamás será reemplazada por una detallista y fría máquina.

Te aconsejo también explotar tu creatividad, intenta siempre preguntarte lo siguiente.

  • ¿Cómo puede hacer mejor mi trabajo?
  • ¿Qué defectos tiene mi puesto de trabajo o negocio?
  • ¿Si fuera un cliente que cambiaría?

Una vez que identifiques lo que podría ser mejor, intenta hacer ejercicios de creatividad para mejorarlo, te paso algunas ideas muy prácticas que he aprendido del libro «agilmente” de Estanislao Bachrach, sumamente recomendado.

  • Ideas provocativas: Haz afirmaciones provocadoras e intenta resolverlas como, “la piscina no necesita agua” y podrías resolverlo como “piscina de pelotas”. Haz afirmaciones atrevidas con tu trabajo y puede que desarrolles nuevas ideas.
  • Mezcla conceptos: Busca mezclar conceptos que no tienen relación entre sí, por ejemplo. Si quieres crear un vaso, busca palabras o conceptos que no tienen relación como por ejemplo: Vaso y bosque, entonces podrías intentar mezclarlo y conseguir un vaso en forma de árbol, o un vaso que tenga raíces y por ahí salga el agua o una infinidad de ideas locas que pueden resultar en la idea reveladora que necesitas.
  • Lluvia de ideas: Escribe 100 ideas de cómo hacer o arreglar algo, exprime tu cabeza y trata de buscar escribir 100, las primeras serán evidentes pero conforme vas pensando las últimas, saldrán cosas nuevas.

Estas son algunas ideas, pero seguro puedes explorar y leer para encontrar nuevas maneras de dejar tu huella en todo lo que haces. Piensa y no te conformes con hacer las cosas, deja tu esencia y por supuesto, hazlo con verdadero interés en ofrecer algo de valor para quién consume tus productos o servicios. Lo más importante es plasmar tu persona en todo lo que haces, que sea irrepetible, por más sencillo que creas que es tu trabajo. Vuélvete imprescindible en cada labor de tu vida y no habrá máquina o humano que te quite el trabajo.

Deja tu opinión y recomendaciones en la parte de comentarios de abajo. La parte más humana de nosotros puede ser de gran ayuda. ¡Gracias!