Saltar al contenido

Cómo tocar cualquier canción


Photo by Jukan Tateisi on Unsplash

Durante mi camino por la música, ha sido muy común escuchar entre amigos, colegas de profesión y/o alumnos la siguiente frase: “Esa canción es muy difícil, es imposible tocarla”

Desde mis primeros pasos serios por la música, opté (afortunadamente) por la siguiente idea:

<< Yo puedo tocar cualquier cosa, solo requiere tiempo>>

Podría sonar a una mentira arrogante, pero no hablo de creer que lo sabemos todo, sino de un enfoque práctico y positivo. Yo creo que lo único que necesitamos para lograr algo es ser constantes y añadirle horas de práctica, suena evidente, ¿cierto?

La realidad es otra, puesto que no es tan sencillo mantenerte centrado y confiado en la realización de tu meta si al paso de los meses la sigues viendo muy lejos. El problema creo que se encuentra en el enfoque.

Hace un tiempo escribí sobre la práctica consciente o de ser concretos en lo que necesitas mejorar. Voy a comentar un poco sobre eso mismo.

Es tan común en clases o hablando con más gente de cualquier disciplina, no solo exclusivamente en la música, que muchos no suelen tener claro los motivos reales por los que algo “no sale bien”. Se dice que esa canción es muy difícil, pero no se sabe exactamente la razón.

Te pongo un ejemplo:
Decides que deseas tocar un gran solo de tu guitarrista favorito. Es un gran reto y sabes que tus habilidades, de momento, se encuentren bastante alejadas del nivel adecuado para tocar esa canción, pero igual decides comenzar. Empiezas a mirar torpemente las partes de la canción y a tropezar confusamente con las zonas complicadas, incluso te saltas o reinventas algunas. Al paso de un tiempo tocando la canción y hacerlo mal, decides que es imposible puesto que es muy difícil.

Mi consejo es, definir con certeza qué es lo difícil y cuáles son realmente los obstáculos en tu correcta interpretación de esa canción.

Por decir un ejemplo:

  • Tal vez el compás que hace una escala muy rápida no te sale no porque sea muy rápido (en parte sí) sino por más cosas pequeñas.
  • Puede ser que tu coordinación de mano derecha e izquierda necesite más trabajo.
  • Puede ser que no entiendas o midas bien la figura rítmica.
  • puede ser que el sentido de la púa sea el contrario.
  • puede ser que la digitación sea otra.
  • etcétera…

Creo que deberías que definir el problema de una manera más concreta:

  • No me sale el compás 40 y 41. ¿Por qué? Es muy rápido ¿Por qué? Porque mi mano derecha e izquierda no van bien, ¿Por qué? Necesito trabajar digitación y acentos de la mano derecha, ¿Cómo? Trabajar el sentido correcto del punteo y acentuar bien cada nota de cada figura, para así poderla medir bien con metrónomo. Y así definir bien el proceso que requiere esa canción.

Al final, tendrás una serie de pasos para alcanzar esa meta y la canción dejará de ser un “no me sale porque es muy difícil” para convertirse en “no me sale porque me falta trabajar la púa de tal manera”.

Tal vez eres batería y no te sale un ritmo de una canción o un break. En lugar de pensar “no me sale ese ritmo, es muy difícil” tal vez necesites saber ¿Por qué es difícil ese ritmo? Puede ser que sea el destiempo de un bombo o el patrón que hace el hit-hat. Entonces, si es el patrón, solo debes trabajarlo poco a poco por separado y comenzar a familiarizarte con él. Si analizas muchos fills o breaks maravillosos, muchos son figuras que ya conoces, interpretadas de una manera virtuosa e increíble. Si comprendes lo que es, tal vez solo necesitas controlar más eso.

Como decía en el artículo “vuelve a lo básico para crecer aún más”, necesitas controlar las bases a la perfección para hacer cosas increíbles. Muchas veces estas cosas impresionantes son, no más que las bases llevadas a un nivel más.

Antes de sufrir con “quiero tocar como él, pero es imposible” comienza por definir lo que lo hace más avanzado que tú. Cuando sepas cuáles son tus carencias, podrás desarrollar un plan para solventar tus problemas. A veces es algo que puedes dedicarle 5 o 10 minutos al día.

Imagínate lo que mejorarías si practicas tus puntos débiles 5 minutos cada día. Al final, volverás al tema “imposible” y verás que estás más cerca.

Proponte metas concretas y define cuales son tus puntos a mejorar, incluso escríbelos para que tengas a la vista lo que tienes que practicar.

A veces tenemos un rato libre para practicar y no tenemos ni idea de que hacer. Si tienes una lista de grandes metas divididas en pequeños pasos, podrás sentarte 10 minutos y aprovecharlos sin abrumarte con el típico “tengo tanto que practicar”.

Tal vez eres no puedes hacer un break de una canción y enrealidad solo son golpes lineales por el set de la batería. Entonces si defines lo siguiente:

  • La canción “x”. Problema con el break del compás “x”. ¿Qué problema? Es muy rápido. ¿solución? Practicar semicorcheas con el metrónomo en golpes lineales por el set, acentuando correctamente la figura. Incluso tal vez tengas que ir más atrás y trabajar el correcto rebote con las manos y solucionarlo practicando diariamente en el PAD.

Define tus problemas, ponte pequeñas metas que sean accesibles. Metas que con 5 o 10 minutos al día puedas ir trabajando. Así sentirás que cualquier rato libre, por más corto que sea, podrás aprovecharlo para trabajar ese problema y al mismo tiempo, anímicamente tendrás claro cuál es el obstáculo y que solo requiere de tiempo, no será una meta abstracta e inalcanzable.

Espero te liberes de la sensación de que nunca podrás llegar a hacer eso que deseas, ten confianza en ti y trabaja con pequeñas metas. Lograr pequeños objetivos que sean parte de uno mayor, te hará sentir que avanzas y que no es imposible llegar a eso que deseas.

Si deseas deja tus consejos en la sección de comentarios. Tu experiencia nos puede ayudar a todos. ¡Gracias!

1+
Publicado enMúsicosPrácticaSer mejor

Sé el primero en comentar

Puedes opinar sobre el tema