Saltar al contenido

Vuelve a lo básico para crecer aún más


Photo by Alexander Tsang on Unsplash

Al comenzar la práctica de un instrumento, comenzamos con rutinas simples y mecánicas, para adquirir herramientas y cierto tipo de destreza. A veces, es un trabajo de movimiento de manos para golpear bien con una baqueta la batería; otros hacen escalas de arriba abajo, cuidar la limpieza en los acordes, mientras los aprendemos; algunos el cuidado del movimiento del arco, la finura y elegancia del sonido, así como dinámicas; otros en el bajo, miran intervalos y el sonido que estos producen, así como controlar su posición para poder más adelante hacer frases sin afectar la armonía o poder hacer unos impresionantes “walkings” de bajo.

A medida que vamos controlando un poco mejor lo “básico” o las cosas que consideramos para principiantes, comenzamos a sentir que tenemos más control sobre esas cosas sencillas y elegimos pasar a cosas de un nivel más avanzado, algo que parece bastante lógico y coherente. El problema de esto es que, a medida que vamos “controlando” cosas más difíciles, hacemos a un lado lo básico, argumentando que ya no nos hace falta. Pero,

¿Qué es controlar realmente?

Sería interesante ver a los grandes virtuosos y te sorprendería ver con que elegancia y facilidad se mueven con las bases del instrumento. Creo que los fundamentos de un instrumento son la clave para llegar al siguiente nivel, el nivel que está después de algo “difícil” para llegar a la maestría de tu instrumento. Que puedas controlar una escala un poco, no significa que la hayas vuelto parte de ti, que te puedas mover y hacer lo que sea con ella. Tal vez después de un tiempo de dejar de practicar el control de manos con las baquetas, te des cuenta que ahora estás creando tensión en tu técnica a la hora de tocar y puede que tu justificación sea que ahora lo que haces es más difícil, pero puede ser que estés olvidando las bases que eran tan importantes al principio.

Te propongo volver al principio de vez en cuando. Claro, es un trabajo de humildad, ya que si te consideras muy bueno en tu instrumento, volver a hacer una escala de DO o un trabajo de cuidado con la técnica básico, te puedes sentir tonto o tu EGO puede decirte que tú ya no necesitas eso.

Recuerdo que un amigo bajista me ha dicho que su profesor, un gran maestro de su instrumento, les ha preguntado, «¿Quién de ustedes sabe realmente tocar en un bajo sin trastes?» Cosa que varios levantaron la mano en clase, como prueba de ello, les pidió tocar nota a nota con un afinador cromático para comprobar, para la sorpresa de todos, la mayoría fallaba, pero en el caso del profesor, no fallaba ninguna nota. Entonces, pregúntate a ti mismo:

¿Qué tan bien controlo las bases de mi instrumento?

Dando clases es un aprendizaje constante, porque al volver a las bases con tus alumnos, puedes comprobar que tan bien lo haces ahora.

Vuelve a hacer rutinas para vigilar todo aquello que se considera indispensable para tener unos buenos fundamentos en tu instrumento. Analiza tus movimientos, vigila de tanto en tanto tu técnica, control, fluidez y sonido. Incluso, a veces te puede venir bien recuperar tus viejos libros del principio y ver cómo te desenvuelves ahora con lo más básico.

Te has preguntado ¿cómo es que un gran virtuoso en la batería, toca un ritmo de lo más simple y suena mucho mejor que todos los demás? No dejes que la arrogancia que vamos adquirieron o la falsa sensación de control, te diga que ya no necesitas vigilar lo más básico. Me ha pasado tantas veces que, vuelvo a algo muy básico, lo llevo a un nivel más alto de control y eso hace que todo lo que era “más difícil” empiece a salir mucho mejor, ya que esas bases ayudan a mejorar todo lo demás.

Así que, vuelve a ser estudiante, hazlo siempre. Pregúntate siempre hasta que nivel puedes llevar lo más básico y trata de controlar a un nivel de maestro lo más básico y tal vez no vas a necesitas algo muy impresionante para sonar increíble, serás de esos que hacen sonar cualquier cosa como algo fuera de serie.

Déjame tus comentarios e ideas sobre el tema, como siempre, sigo aprendiendo de los demás y cualquier aportación puede enriquecernos a todos. ¡Gracias!

0
Publicado enactitudMúsicosPrácticaSer mejortrabajo interno

Sé el primero en comentar

Puedes opinar sobre el tema