Saltar al contenido

La humildad es la clave para ser un mejor artista


Photo by Caleb George on Unsplash

No cabe duda que la música, como cualquier actividad creativa que involucra compartir con otros, puede ser muy enriquecedor y por supuesto divertido. Durante mi vida como músico, he aprendido grandes lecciones desde arriba de un escenario, hasta hablando con un amigo sobre sus inquietudes y compartir “trucos” que hemos ido adquiriendo a la hora de practicar. Creo que es maravilloso poder conectar con la gente y aprender de todo aquel que viva la música o las artes, porque créeme, si pones atención, todo el mundo tiene cosas valiosas que enseñarte, hasta tu alumno más nuevo y con menos “conocimiento”. Es increíble como a veces, la solución a cosas complicadas puede venir de alguien que parece no tener idea del tema. Por eso, en este artículo quiero decirte que:

La humildad es la clave para llegar muy lejos.

Si eres de esos que sienten que lo saben todo, ríen y se mofan de la gente que sabe “menos” que tú, así como si tienes una actitud desagradable y ególatra solo por pensar que eres lo mejor que ha pasado por los alrededores, déjame aconsejarte que leas este artículo una y otra vez. La gente que piensa que lo sabe todo, lo único que logra es dejar de aprenderlo todo. En el momento que te crees “demasiado bueno”, dejas de poner atención a las grandes enseñanzas que te pueden aportar todos y todas a tu alrededor.

Podría hacer un libro de todas las enseñanzas valiosas que me han dado alumnos de todo tipo de niveles. Una vez, alguno hasta me ha enseñado sistemas de enseñanzas diferentes, solo por el hecho de investigar y conseguir encontrar alguna manera de entender mejor las cosas. Todos somos seres creativos y si piensas que el “otro” que toca muy mal, no puede tener buenas ideas, podrías quedarte estancado y limitar tu propia creatividad. Abre tu mente y permite que los demás te enseñen cosas, no siempre aprenderás algo “revelador”, pero ya solo al poner atención, puedes comprender las mil maneras que puede haber de analizarse una cosa.

Por otro lado, la gente arrogante, al principio puede parecer que brilla mucho y tal vez “vende” su genialidad muy bien al principio, pero con el tiempo, la gente se cansa de su limitada manera de compartir algo tan especial como es el arte, que es precisamente eso, una expresión muy personal que regalamos a los demás. Una persona arrogante que piensa que es lo mejor que hay y que su manera de expresarse es la mejor y la única, sería comparado como hablar con alguien que no te deja hablar, que no te escucha y que te humilla cada vez que usas alguna palabra que no le gusta porque piensa que “estás equivocado”.

Con el tiempo he aprendido a no dejar de aprender nunca y a nunca subestimar el potencial de la gente, porque siempre te llevas gratas sorpresas cuando prestas atención a la creatividad de cada persona. Creo que la música es como dar tu opinión sobre la vida, ¿Quién puede decir que su vida es mejor? Y ¿Qué es mejor? No hay una sola y única respuesta, y si te detienes a apreciar las virtudes de los demás, puede que termines siendo mucho mejor que aquel que “lo sabe todo”.

Hagamos del arte un ambiente más limpio y sano, evitemos que nuestra expresión de EGO y arrogancia dominen la experiencia de compartir la experiencia llamada música o arte. Si vamos a una actuación a desear lo mejor para los otros y tratamos de encontrar las virtudes en todos aquellos que están teniendo el valor de expresarse, porque requiere valor estar en un escenario, tal vez puedas salir de esa actuación con un buen sabor de boca (aunque sea muy amateur la actuación). Si logramos crear camaradería y apoyo, la música será un mejor sitio para todos.

Espero que te haya gustado el artículo y déjame cualquier comentario u opinión, puedo aprender mucho de todo lo que lea. ¡Gracias!

1+
Publicado enactitudMúsicosSer mejortrabajo interno

Sé el primero en comentar

Puedes opinar sobre el tema