Saltar al contenido

Crea buenos hábitos. La clave para ser productivo.


Photo by Priscilla Du Preez on Unsplash

Siempre que comienzo alguna lectura sobre productividad, llega el momento en que se habla de los hábitos. A veces son pequeños, otras veces parece que es una labor inmensa adquirir ese tipo de acciones cotidianas y que parezcan rutinarias.

Recientemente leía un artículo muy interesante, que hablaba sobre cuánto tiempo se tarda una persona en automatizar una acción para convertirla en un hábito. (Puedes leer sobre este tema y más en https://bulletproofmusician.com/) Menciona algo sobre el mito de los 21 días para formar un hábito. En este artículo se mencionan algunos estudios que tratan el tema y han concluido en un promedio de días para alcanzar convertir una acción en un hábito. En este caso, estos estudios concluyeron en los 66 días, aunque los resultados variaban tanto como de entre los 18 días a más de 200 días.

He notado en mi propia experiencia, que poner en marcha ciertas rutinas, ayudan enormemente a ser más organizados y por supuesto, más productivos, incluso a administrar mejor tu dinero y parecer que rinde mucho más que antes. Son los pequeños hábitos, como destinar una parte a ahorrar o comprar una agenda y organizar tu día cada mañana, los que hacen una enorme diferencia en tu experiencia de vida y en tu productividad. Debo admitir que al principio, esta serie de acciones parecen un poco “forzadas”, pero es alentador leer que, si lo haces con persistencia y constancia, este comportamiento se volverá un hábito y será parte de tu rutina, debo decir que eso está pasando en mi vida con muchas pequeñas acciones.

En toda actividad, creo que es muy eficiente crear rutinas y hábitos muy específicos. De esta manera, llegará el día que será más sencillo hacerlo.

Aprende de la gente productiva y mira sus consejos, hay muchos blogs y libros que hablan al respecto. Te dejo algunos consejos.

Consejos para ser más productivo.

  • Apunta en alguna lista todas las cosas que tienes pendientes por hacer. Incluso si puedes tener una agenda y apuntar los días. Quitarte la preocupación de tratar de recordarlo todo, ayuda mucho en tu organización y te ayuda a no mal gastar energía.
  • Organiza tu día cada mañana y pon prioridades. No todo es importante y debes saber distinguir que cosas hay que hacer hoy y que otras podrían esperar.
  • Destina tu dinero a ahorros, inversiones y diversión, así como a otros gastos. Hazlo al principio, antes de gastarlo todo, no importa que sea mucho o poco, después de un tiempo no sabrás como has podido guardar tanto.
  • Haz una lista o plan de estudio. Nunca debes de dejar de aprender, dedica un tiempo fijo cada día a ello y respétalo. Para ser más efectivo, anota todas las zonas de aprendizajes que debes de cubrir y divide el tiempo con equidad y por importancia. Te sorprendería ver lo que puedes hacer con unos minutos al día. Aunque creas que eres un experto en tu tema, siempre puedes aprender más. Destina un rato para estudiar sobre lo tuyo cada día, aunque sean 5 o 10 minutos al día, te sorprendías al ver cuánto has aprendido en 1 año.

La productividad aumenta cuando tienes claro lo que tienes que hacer y sabes cuáles son tus prioridades.

Recuerdo al principio de mi carrera, tenía una tabla con todas las asignaturas que debía cubrir y todas las secciones que tenía que aprender en cada una, así como todos los temas a aprender o practicar. Una vez terminada la lista, ví que era un mundo de información y me sentí un tanto asustado, pero aún así, decidí dividir el tiempo y he dedicado en su momento, 5 o 10 minutos a cada sección. Me ponía un cronómetro y respetaba el tiempo de cada parte, sin tratar de pasarme del tiempo (ya que hay cosas que te gustan más que otras). Al final, me sorprendió que normalmente, era capaz de terminar la tabla sin tanto agobio y parecía más rápido. Eso fue cada día y mi desempeño fue notablemente alto, ¿pero qué sucedió más adelante? Mi ego se inflo y comencé a pensar que ya no era necesario seguir esa tabla y la comencé a ignorar, al poco tiempo, comencé a notar que iba atrasado en varios puntos y el tiempo ya no me alcanzaba de la misma manera, por lo tanto, mi solución fue dedicar desorganizadamente más tiempo a lo que estaba atrasado, pero tampoco me fue demasiado útil, porque me cansaba y descuidaba otros puntos. En resumen, aunque parece tonto y nos sentimos “demasiado listos para seguir estos consejos”, debemos superar esa sensación de falso control y empezar a organizar nuestras actividades y nuestros días. La constancia cada día, es más productiva que estudiar todo el domingo o los últimos días antes de un examen o prueba. Crea el hábito de hacer las cosas, y será cada vez más fácil hacerlo. Por experiencia, sentarte a practicar o estudiar, sin saber qué hacer y cómo, termina por ser un desperdicio de mucho tiempo.

Dedica un par de minutos a organizarte y a tener claro, qué harás con ese tiempo, te aseguro que destinar unos minutos a organizar tu tiempo, jamás será una pérdida de tiempo.

Los hábitos pueden ser buenos o malos, intenta esforzarte durante los días que te sean necesarios para automatizar y crearte buenos hábitos. Puedes volverlo incluso un juego y apuntarte el número de días seguidos que has cumplido y observa o apunta las sensaciones que tienes al paso del tiempo. Cuando veas que te es “normal” hacer esa acción, en hora buena, has programado en ti, un nuevo y buen hábito.

Gracias por leer, si te apetece, deja un comentario abajo y háblame de tu experiencia o déjame tu opinión.

4+
Publicado encambio de vidaCoachingmotivaciónmúsicosNO-músicosseguir tus sueños

2 comentarios

  1. Mercedes Mercedes

    Yo siempre hago listas de pendientes y planes y al hacerla finalmente veo qué en realidad las cosas está sencillas de hacer y no tan compleja como lo tenía en mi cabeza dibujado. Al ir palomeando lo cumplido me siento feliz!! Muy buenos consejos!! Saludos

    1+
    • Muy bien! Yo no era de hacer listas de pendientes y ahora me sirve mucho.

      0

Puedes opinar sobre el tema