Saltar al contenido

Aconseja responsablemente, puedes influenciar más de lo que crees.


Photo by Liv Bruce on Unsplash

Soy de la creencia de que todo lo que llega a nuestras vidas, es fruto de nuestra manera de pensar. Todo lo que nos llega lo atraemos con gestos, tonos de voz, y acciones inconscientes muchas veces, así como con la energía y el entusiasmo que proyectamos a los demás. Todo esto, sin saberlo, es producto de nuestras ideas adheridas a nuestro subconsciente que provoca que hagamos las cosas de cierta manera, sin saber muchas veces que estamos decidiendo el camino a seguir. Así como la motivación y el entusiasmo, nuestros miedos y prejuicios, son una fuerte influencia a la hora de actuar y a la hora de recibir oportunidades o conocer nueva gente.

Creo firmemente que, para cambiar nuestra vida, debemos reprogramar nuestras ideas. Estas ideas provienen en su mayoría de la gente que más nos quiere. Es curioso, pero la gente que más nos quiere, para protegernos, muchas veces nos termina bloqueando y convirtiendo en alguien conformista y excesivamente «prudente», por no llamarlo cobardes a la hora de decidir por un nuevo camino, un camino lleno de aventura, riesgos, pero mucha satisfacción.

Este post tiene el objetivo de ayudarte a no ser una influencia negativa para aquellos que realmente quieres. Lo sé, nadie desea el mal a las personas que ama, pero todo esto pasa sin siquiera ser conscientes de lo que estamos haciendo. Podemos creer que somos muy positivos, pero a la hora de aconsejar a alguien que realmente queremos, es cuando nuestros miedos salen a la luz y decimos cosas que buscan evitar que esa persona se arriesgue y luche por sus sueños, incluso lo hacemos en forma de bromas o comentarios que ridiculizan a esa persona. Todo esto entra en su mente y le pone un freno a su motivación.


Te quiero dar algunos consejos para intentar ser mejores «consejeros». No me refiero a tener la respuesta sabia a todo, sino de al menos intentar buscar el bien real de esa persona más allá de nuestros límites o miedos. Vamos a ello.

1.-Empieza por ti: Primero que nada, el consejo más claro y directo es que si deseas aconsejar a alguien sin miedo y en pro a su felicidad, debes buscar lo mismo para tí mismo. Lee, busca y medita cuales son tus sueños y trabaja para ello. Es difícil aconsejar que se haga algo que tú mismo no crees. Para creer que somos capaces de lograr cualquier cosa que nos propongamos, debemos escuchar y conocer la historia de gente que lo ha logrado y que lo cree. Que tus días sean dominados por consejos de gente sabia y de éxito, de esta manera, tu serás portavoz de ese mensaje y tus consejos serán coherentes con tu estilo de vida.

2.-Escucha en silencio: La impulsividad es un gran peligro a la hora de aconsejar o intentar influir en alguien. Escucha todo lo que esa persona tiene que decirte, escucha todo lo que ha reflexionado y pon suma atención a todos los detalles y a sus emociones. Interrumpir y/o estar pensando que decir antes de que esa persona termine, te hará perder el mensaje o idea que te quiere transmitir. Escucha primero antes de intentar hablar.

3.-Empatiza: Así como escuchar es sumamente importante, creo que cuando alguien te cuenta sobre algo que le apasiona profundamente, debemos intentar vivir esa emoción con esa persona al mismo tiempo que te la comparte, para así entender que la mueve a tomar esas decisiones. Comparte consejos con verdadera emoción y empatía y así serás como una voz reveladora para quien te escuche. No puedes vivir exactamente de la misma manera la experiencia, pero puedes intentar entenderla y compararla con algo que te transmita la misma emoción. Sólo intenta comprender, qué es lo que puede estar sintiendo esa persona y qué es lo que intenta decirte de verdad.

4.-Haz preguntas internas antes de hablar: Cuando alguien te está diciendo algo tan importante como que ha decidido seguir una ilusión o un sueño, debes comprender que pasa por su cabeza. Pregunta y a la vez hazlo para ti mismo.

  • ¿Por qué quiere hacer eso?
  • ¿Qué obtendrá a cambio?
  • ¿Qué está dispuesta o dispuesto a dar a cambio?
  • ¿Cuáles pueden ser los miedos que le podrían estar obstaculizando?

Entiende a esa persona y analiza lo mismo desde tu persona, puede ser de gran ayuda para no transmitir tus propios miedos. Por ejemplo, si te preguntas que miedos te bloquearían a ti a la hora de seguir ese sueño, puede que intentes no compartir ese miedo.

5.- Cuestiona tu decisión: Si piensas que lo que hace no es correcto, debes primero preguntarte.

  • ¿Por qué no sería correcto que siga sus sueños?
  • ¿Qué es lo que me hace pensar que no debería hacerlo?

Con ese tipo de preguntas, puedes analizar si no deseas que esa persona lo haga por algún miedo tuyo. Es pensar de dónde procede tu respuesta. Te expongo muchas de las razones que pueden proceder del miedo: “Es riesgoso”, ” no se le da bien”, “yo no podría” “es muy difícil”, “le faltan recursos como dinero”, “aquí eso no funciona”, “le iría mejor haciendo otra cosa”.

Quiero decirte 2 cosas: primero si esa persona esta tan segura, es porque se conoce mejor de lo que tú crees que le conoces. Intenta darte un buen tiempo para razonar la situación, esa persona podría haber estado meses pensando, incluso años. Dale un poco de crédito y no digas que es un error con 5 minutos de meditarlo.

Y segundo, si crees que no es posible por la dificultad que esto conlleva, eso por ser un camino diferente o peligroso desde tu punto de vista, entonces te recomiendo que leas sobre gente que ha hecho grandes innovaciones, seguro antes de un gran invento todo parecía absurdo e imposible. Este miedo a recorrer un camino diferente, sólo te hace quedarte en tu zona de confort. Expande tus límites y habla o lee sobre más gente «aventurera».

6.- Felicidad: Por último quiero que pienses que es lo que realmente hace feliz a alguien. Mi pareja decidió dejar su trabajo de 20 años de antigüedad para seguir su sueño. Parecía una locura, pero si vieras la sonrisa y el brillo de sus ojos cada día desde que ha tomado esa decisión, te darías cuenta que ha tomado la mejor decisión. Créeme, cuando encuentras un verdadero propósito, todos tus miedos e inseguridades pasan a segundo plano y encuentras la manera de superarlo todo. Si tienes pasión por lo que haces, siempre te irá bien. Vive para ser feliz y para lograr tus sueños, jamás perderás si vas por ese camino. Aconseja a quien más quieres a que tomen decisiones con inteligencia, pero siempre con pasión. Nunca antepongas la seguridad, comodidad y estabilidad ante la felicidad. La pasión te dará motivación para solventar todos los puntos débiles que tengas, ¿Por qué? Porque lucharás como nunca lo harías en otro trabajo y eso siempre dará recompensas. No hay atajos ni caminos fáciles para lograr grandes cosas, pero con pasión, ese camino será divertido y emocionante, aunque requiera mucho trabajo y dedicación.

Espero poder ser medianamente un buen consejero y ayudarte a seguir tus sueños. Intento ser lo más responsable posible para escribir siempre en PRO de la pasión y la felicidad verdadera. Déjame tus impresiones y tus consejos, seguro tienes cosas valiosas que aportar, me encantaría saber la manera en que percibes toda esta información y aprender de tus comentarios. ¡Gracias!

0
Publicado enCoachinginfluenciasmúsicosNO-músicosreprogramar tu mente

Sé el primero en comentar

Puedes opinar sobre el tema